Con tu estilo de vida - Muebles Pitarch

Vaya al Contenido

Menu Principal:

ECO

Publicado por en Tendencias ·


Las sábanas, los manteles, las toallas... Compra ropa de casa no tratada con tintes tóxicos y de tejidos 100% naturales, como lino, algodón o lana. Si tienen certificado ecológico mucho mejor para tu piel y para el medio ambiente. Las telas con derivados del petróleo contaminan mucho más en su fabricación, mientras que las producción ecológica asegura que las materias primas proceden de cultivos biológicos controlados.

no la despilfarres. Intenta hacer duchas de no más de 5 minutos, aunque te parezca rápidas estás consumiendo 100 litros de agua. También puedes instalar aireadores en los grifos para que gasten la mitad. Y no caigas en el error de usar el inodoro como si fuera una papelera. Cada vez que vacías la cisterna se van entre 3 y 6 litros de agua.

Jabones libres de químicos
Cada vez más productos cosméticos tienen la etiqueta "bio". Eso atestigua que están hechos con ingredientes orgánicos procedentes del cultivo biológico perfectos para pieles sensibles y que no llevan parafinas ni derivados del petróleo. Si, además, en su envase tienen la imagen de un conejito, eso certifica que lo que compras no ha sido testado en animales.

Las clásicas 3 R se han multiplicado y, ¡ahora son siete! Las primeras son: R de reducir y usar solo lo necesario; R de reciclar y aprovechar los objetos y R de reutilizar los productos. Las nuevas erres son: reflexionar antes de consumir; rechazar los productos que no sean eco; redistribuir la huella ecológica; y reclamar a quienes no tienen conductas ecológicas.

Se calcula que cada europeo genera 150 kilos de envases desechados al año. Si compras productos a granel –desde comida a detergente– reduces el número de envases que entran en casa. Pásate a las facturas online y pide el banco que te mande todas las notificaciones por correo electrónico. Dí adiós a las bolsas de plástico. Lleva siempre una plegable en el bolso y usa el carrito.

Compra según la estación
Frutas y verduras de temporada son más sabrosas... y más baratas. Y, además, no han tenido que viajar desde el otro lado del planeta, lo que genera 1.700 veces más emisiones de CO2 que si recorren unos kilómetros por carretera. Favorece a los agricultores de tu zona: puedes buscar mercados donde compras directo a los productores y otras iniciativas km 0.

Aprovecha el horno
Es el electrodomésticos responsable del 8% del consumo de la casa, por eso, cuando lo uses vale la pena sacarle el máximo rendimiento. ¿Cómo? Pues cocinando de una vez el mayor número de alimentos, aprovechando el calor residual para acabar las cocciones o no abriendo y cerrando su puerta repetidamente. Se estima que esta acción le hace perder un 20% de la energía que acumula en su interior.
Mejor con cristal
El aceite no se tira
Y mucho menos por el desagüe, ya que desde tu sumidero llega al mar y es muy contaminante. En función de lo que hayas cocinado puedes usarlo en más de una ocasión. Es muy práctico tener una botella a mano para acumularlo y luego llevarlo al punto limpio para reciclarlo como debe ser.
Compra a lo grande
En bebidas, detergentes... Los envases pequeños generan más residuos que los grandes. Y, además, suelen ser proporcionalmente más caros. Tenlo en cuenta cuando vayas a comprar y, siempre que tu despensa te lo permita, apuesta por la talla grande. Contaminas menos y ahorras. Dos en uno

http://www.elmueble.com/ideas/funciona/quieres-hogar-eco-tips-para-conseguirlo_40740/12




Atrás | Siguiente

Copyright 2016. All rights reserved.
Regreso al contenido | Regreso al menu principal